#Méxicoesúnico y su gente también

Share Button

02 México único

 Escrito por Alejandro Legorreta 

Publicado en Reforma

 

“Esa es mi meta: hacer, a través de mi pintura, que se conozca a México, que se le estime”.

Rufino Tamayo

Hagamos un ejercicio mental. Cerremos los ojos e imaginemos que estamos en los centros de Atlanta, Houston o San Diego. ¿Qué vemos? ¿Qué sentimos? ¿Qué elementos del paisaje nos permiten identificar dónde estamos? ¿Algún aroma? ¿Algún color? ¿Alguna esencia? Volvamos a cerrar los ojos, ahora imaginemos que estamos en los centros de Querétaro, Guanajuato o Mérida. El “sabor” que se puede percibir en estas y la mayoría de las ciudades de México es único, todas tan diferentes, todas tan especiales. ¿Puede nuestro vecino del norte presumir de lo mismo?

Pasar buena parte del verano en mi querido Yucatán me recordó que la belleza de México se encuentra en su gente, los aromas, los colores y la esencia única de cada uno de sus rincones, y que en momentos de turbulencia económica como el presente, promover estas experiencias atreves del turismo es una extraordinaria oportunidad y reto. Hace apenas seis décadas viajaban 25 millones de turistas por el mundo, hoy son mas de mil millones de personas que cada año están en búsqueda de experiencias especiales, de destinos que sean únicos. Por eso la apuesta en nuestro país debe ser hacia el turismo sustentable, en donde impulsemos y protejamos lo que nos hace tan diferentes de otros destinos.

Lo primero es diseñar una estrategia con dos objetivos en mente: incrementar la prosperidad de los mexicanos de manera incluyente e inculcar el orgullo de ser chilango, oaxaqueño, regio o sonorense. Aunque esto puede conseguirse de diferentes maneras, debemos concentrarnos en tres retos fundamentales: destacar las cosas que nos hacen sentir orgullosos de nuestros orígenes y nuestras tradiciones, incrementar la derrama económica de los visitantes y garantizar la sustentabilidad de la oferta turística.

Los veracruzanos, los poblanos y los hidrocálidos no se sienten orgullosos de sus orígenes por sus spas y sus centros comerciales, sino por sus pirámides, sus ferias, sus bailables y sus platillos típicos. Para incluir a sectores más amplios de la población en una estrategia de aprovechamiento racional del turismo es necesario concentrar la oferta en las cosas que nos hacen sentir orgullosos de nuestros orígenes y sobre todo en aquellos espacios y experiencias que hacen de México un destino único. Una oferta turística que destaque lo más rico de nuestra historia, gastronomía, naturaleza y monumentos siempre generará más empatía –y por ende será más atractiva— que una enfocada en importar escenografías y experiencias ajenas.

La derrama económica de los visitantes es consecuencia directa de la oferta turística, por ejemplo, el gasto promedio de los turistas internacionales en España es de poco más de mil dólares, en México esta cifra es 20% inferior. Es probable que buena parte de la diferencia de la derrama económica del turismo entre España y México se explique por el tipo de oferta turística: mientras en España se ha implementado una estrategia enfocada en posicionar la historia y las experiencias oriundas de las diferentes regiones, en México nos hemos enfocado en incrementar el volumen del turismo de sol y playa.

El último reto es garantizar la sustentabilidad de la oferta turística. Esto se puede lograr como consecuencia de los dos puntos anteriores: asegurando que los habitantes de los destinos turísticos se beneficien de la derrama económica y concentrando la oferta turística en sitios y experiencias que los hagan sentirse orgulloso de sus orígenes y tradiciones. Como constaté este verano, no hay nadie mejor que los yucatecos para guiarnos por sus zonas arqueológicas y reservas naturales, revelarnos los secretos de su gastronomía y compartirnos sus haciendas henequeneras. Al reocupar nuestros sitios más icónicos y recuperar la esencia de nuestras tradiciones más bellas, nos convertiremos en los mejores guardianes y administradores de la oferta turística de nuestros estados. Este cambio de enfoque también incrementará la sustentabilidad ambiental de los destinos turísticos porque se basa en proyectos respetuosos del medio ambiente y requieren de una menor extracción de recursos.

El reto es grande pero estoy convencido de que lo podemos lograr trabajando con honestidad, cercanía y compromiso, recordando que #Méxicoesúnico y su gente también.

 

 

Share Button