Las elecciones del vecino

Share Button

eleccionesgde

Artículo escrito por Alejandro Legorreta
Publicado en el Diario de Yucatán

Quiero que se preocupen por su vecino de la casa de al lado.
¿Conocen al vecino de la casa de al lado? – Madre Teresa de Calcuta

Como seguramente sabe, querido lector, este 5 de junio se llevarán a cabo elecciones en 16 estados del país. Son 967 elecciones de ayuntamientos, 448 de diputaciones locales y 12 de gobernador. A pesar de que Yucatán no se encuentra dentro de los estados que habrán de celebrar comicios, eso no significa que esta jornada no debería de importarnos. Quintana Roo, nuestro vecino, celebrará una elección para todos sus puestos de elección popular, incluyendo el de gobernador.

Podrá parecer menor, pero los resultados en Quintana Roo pueden tener fuertes impactos en Yucatán. Esto por al menos dos razones: primero, miles de paisanos yucatecos viven o trabajan ahí y se verán afectados ante cualquier decisión que tome el nuevo gobierno del estado; segundo, las decisiones que se toman y las políticas públicas que se ejecutan desde el gobierno quintanarroenese afectan a Yucatán directa o indirectamente, como lo son con las de carácter turístico o económico, e incluso pueden definir el éxito de un programa interestatal.

Quintana Roo ha sido un estado dominado por el PRI desde hace décadas. No ha habido un solo gobernador que no pertenezca al partido tricolor. Lo mismo se puede decir del resto de los puestos a elección popular: tanto las alcaldías como las diputaciones locales han sido ganadas, salvo contadas excepciones (por ej., el municipio de Benito Juárez, donde se ubica Cancún, en 2008), por el partido del Antiguo Régimen.

Sin embargo, la competencia por la gubernatura está cerrada entre el candidato de la alianza PAN-PRD, Carlos Joaquín González, y el del PRI, Mauricio Góngora Escalante. Aunque no hay muchas encuestas públicas disponibles, según los últimos datos de una encuesta hecha por El Financiero levantada a principios de abril, la ventaja de Góngora es de 9 puntos, con 47% de intención de voto para el candidato del PRI y 38% para el del PAN-PRD. Por otro lado, de acuerdo a la encuesta de BGC-Excélsior de mediados de abril, el candidato del PRI aventaja al de la alianza opositora por 12 puntos, registrando 48 y 36 por ciento, respectivamente.

Si bien parece una posibilidad lejana que un partido distinto al PRI gane en la elección de gobernador, vale la pena comparar sus posibilidades con las de otros candidatos en elecciones pasadas. En 2010, Beto Borge ganó con casi 53% de los votos totales, más de 26 puntos de diferencia con respecto al segundo lugar. Por otro lado, el porcentaje de votos que recibió el segundo lugar en la elección de 2005 fue de 34.2%, lo cual es menor al 36% que Carlos Joaquín parece reunir actualmente.

No es de interés de esta columna hacer proselitismo a favor de un partido o candidato. Sin embargo, es revelador que Quintana Roo sea uno de los pocos estados del país donde no ha habido alternancia en el puesto de gobernador. En general, la alternancia en los gobiernos de cualquier nivel es sana.

Pero más allá de la vida político-electoral de nuestro vecino del oriente, es importante estar al pendiente de los resultados de las elecciones. Miles de yucatecos se mueven entre los dos estados todos los días. De acuerdo con los cálculos de las terminales aérea, camioneras y de taxis, a la semana se mueven por lo menos 25 mil personas de Yucatán a Quintana Roo, aunque son cifras difíciles de calcular. La mayoría de estos yucatecos trabajan en la industria turística y de la construcción, dos sectores que están íntimamente ligados debido a la derrama económica que crece año con año gracias a los miles de turistas que visitan las playas de la Riviera Maya.

Igualmente, Yucatán depende mucho del turismo del estado vecino. Muchos de los turistas de Quintana Roo vienen a Yucatán de entrada por salida a ver las antiguas ciudades mayas. Se calcula que el 70% de los dos millones de turistas al año que recibe Chichén Itzá provienen de hoteles de Cancún y la Riviera Maya. Por lo mismo, el ambulantaje se ha convertido en un fuerte problema, que podría quitarle a la zona arqueológica de Chichén su nombramiento como una de las nuevas siete maravillas del mundo.

Por otro lado, hay que tomar en cuenta posibles proyectos futuros de colaboración entre las dos entidades, Yucatán y Quintana Roo, por ejemplo el Escudo Yucatán. Al respecto, recientemente el gobernador Rolando Zapata hizo clara la intención de que el famoso esquema de seguridad esté diseñado para ser de beneficio regional, o, en otras palabras, interestatal. Por supuesto, se trata de un proyecto ambicioso y por demás importante, puesto que hablamos de la seguridad de nuestro estado, pero no suena descabellado pensar que la organización de un programa así dependiera de la relación – y del partido– de los tres gobernadores de la península entre sí. Por lo mismo, también debe ser importante que la ciudadanía yucateca y del resto de los estados se involucre y vigile con lupa para poder determinar si Escudo Yucatán es una política acertada.

En general, es importante que los yucatecos estemos atentos al proceso que se llevará a cabo el próximo 5 de junio a lo largo y ancho del país; pero todavía más importante para nosotros es saber quién ocupará los puestos del vecino más próximo a nosotros. Ya sea que gane otro de los famosos Joaquín de Quintana Roo, o que el PRI retenga la gubernatura con Góngora, el “delfín” del actual gobernador. El proceso no es ajeno a nosotros.

En general, la opacidad y la falta de mecanismos democráticos de control en Quintana Roo pueden afectar la gobernanza del estado y crear espacios propicios para la corrupción. Y esta misma corrupción puede afectarnos en al menos dos maneras muy claras: por los yucatecos que viven allá y la padecen a diario, y por las políticas públicas que indirecta o directamente afectan nuestros programas de gobierno. Sólo un ambiente democrático, tanto en Yucatán como en Quintana Roo, puede garantizar el mejor ejercicio del poder y una relación más armónica con los ciudadanos. Bien hizo en recomendarnos la Madre Teresa que nos preocupáramos por el vecino de la casa de al lado, puesto que, cuando lo hacemos, también estamos preocupándonos por nosotros mismos y por Yucatán.

**

En menos de 140 caracteres: Los apellidos “Borge” y “Joaquín” se repiten al menos dos veces entre los candidatos a gobernador desde 1987 #SeránRealeza

Share Button